Esta morena necesitaba relajarse y le recomendaron un centro de masajes con empleados muy atractivos. Ella lo que buscaba era relajación, pero de otro tipo, así que abordó al masajista y al bajarle el pantalón le fascinaron sus huevos depilados. El chico no tuvo ningún inconveniente en pasar de masajes y follársela, eso sí, ella es quien mandaba, quien decidía cómo hacerlo, y lo acabó montando como a un potro salvaje.
masajes huevos Leer mas… »