Este gloryhole casero tiene un poco de trampa. A esta guarrilla la convencieron para que lo probara, y aunque se esperaba uno de esos penes negros gigantescos, lo que no sabía era que había otro agujero más arriba para que el chico pudiera agarrarla de la melena y que las mamadas se convirtiesen casi que en un facefuck. Menos mal que esta morenita tiene muchas tablas y no se amilanó ante semejante cipote. Es más, aparte de chuparlo y de dejarse follar por la boca se lo llevó al coño. Vamos, que le hizo de todo.
gloryhole trampa


Chat Porno