Era una de esas latinas exuberantes que te removían las hormonas con solo pestañear. Me enamoré de ella en la pista de baile, cuando me fijé en cómo se contoneaba, cómo movía uno de los culos más sensuales que yo jamás haya visto. Tras un par de años de noviazgo y mucho sexo desenfrenado, decidimos casarnos y tener hijos. Dedicarse al porno nunca fue un problema para nosotros. De hecho en este ya estábamos intentando el embarazo. Me encantaba dejarle un buen creampie vaginal en su coñito húmedo metiéndole solo la puntita de la polla…
puntita solo


Chat Porno